Andrés Gómez: “Estoy muy golpeado, ‘Pato’ Rodríguez fue mi segundo padre”

El histórico extenista ecuatoriano expresó su desazón por el fallecimiento del legendario entrenador chileno, quien lo llevó a conquistar Roland Garros a los 30 años en 1990.

0
343

El fallecimiento del histórico extenista y entrenador nacional Patricio Rodríguez (81 años), debido a un cáncer de pulmón, golpeó fuerte al deporte y la familia del tenis chileno, pero sobre todo a sus expupilos, como Nicolás Massú, a quien llevó al oro olímpico en Atenas 2004, el argentino José Luis Clerc, a quien ubicó 4° en el ranking ATP, y al ecuatoriano Andrés Gómez, a quien guió para conquistar a los 30 años Roland Garros en 1990.

Precisamente el “Zurdo de Oro”, como fue conocido Gómez en el circuito, se mostró bastante afectado por la muerte del “Pato”, al que incluso lo calificó como su “segundo padre”.

“Obviamente muy apenado, triste con lo sucedido. Estaba hablando con el ‘Pato’ un par de veces a la semana. La última vez que hablamos fue el día domingo, pero ya se lo veía mal, pero ‘Pato’ no era de los que se iba a estar quejando”, reconoció en un audio enviado a ATON Chile y otros medios, al admitir que se le hace duro conversar y recordar a cada momento el fallecimiento de su otrora adiestrador.

Sobre la relación jugador-coach, sostuvo: “Era una relación de dos personas a las que les gustaba el tenis y que lo analizábamos desde mi punto de vista, de mi tipo de juego, sin hablar mucho de técnica (…) El ‘Pato’ pasó rápidamente a ser parte de nuestra familia, que nos estaba escuchando, no un entrenador”.

Sobre su contratación como estratega, recordó: “No lo conocía mucho al ‘Pato’. En el segundo torneo trabajando con él ya tenía un torneo ganado y había bajado a dos top ten, (Andre) Agassi y (Mats) Wilander y toda la relación fue más fácil, con más confianza. La cabeza comenzó a funcionar, porque había tenido problemas. ‘Pato’ llegó en un momento decisivo de mi carrera y de mi vida, fue espectacular los tres o cuatro años juntos”.

Respecto al título en Roland Garros, comentó: “El ‘Pato’ no era muy de gritar, era más de serenidad, pero en la final estuvo diferente, más activo, porque vivió en Francia, era casado con francesa y era conocido allá como entrenador. Entonces, un título en Roland Garros, en Francia, en su lugar, su segunda vivienda, era importantísimo”.

Por último, sobre cómo calificaría a Rodríguez, Gómez confesó: “Como mi segundo padre, me ayudó mucho no sólo en la época que jugué, sino después cuando terminamos y pasó a trabajar con Jaime Yzaga y después con Nicolás (Lapentti), quedó un vínculo de años, que culmina 31 años más tarde, al menos físicamente. Estoy muy golpeado”.