Inicio Court Central “Chino” Ríos: Si tuviese un hijo gay “me costaría aceptarlo, pero tendría...

“Chino” Ríos: Si tuviese un hijo gay “me costaría aceptarlo, pero tendría que apoyarlo”

El ex número uno del mundo en el tenis entabló una entretenida y abierta conversación con Martín Cárcamo en el programa “De tú a tú” de Canal 13, donde habló de su vida con su familia en EEUU, de sus antiguos matrimonios, de sus polémicas y de su carrera deportiva.

Marcelo “Chino” Ríos abrió las puertas de su casa en Saratosa, Florida, Estados Unidos, al programa “De tú a tú” de Canal 13, donde conversó con Martín Cárcamo de su vida deportiva y personal, de sus problemas de salud, de sus matrimonios, de la relación con sus hijos y hasta de política.

El ex número uno del tenis señaló que “me gustó este lugar y Miami no porque mucho latino. Traté, no sé si de escapar, pero estar más tranquilo… Acá hay mucho chileno entonces era volver a lo mismo, y una de las razones por las que me fui de Chile es que me sentí un poco ahogado en Chile y necesitaba un poco de tranquilidad”.

“Trato de disfrutar más tiempo con los niños. Tengo una empresa en Chile, y también estoy metido en unos negocios con unos amigos acá. Pero trato de hacer lo menos posible y trato de hacer más calidad que cantidad”, añadió.

El “Chino” afirmó que “no vengo de una familia millonaria, ni rica, ni nada de eso, como piensa la gente que yo siempre he vivido en cuna de oro. Papá ingeniero, mamá profesora. Si yo lo comparo con la realidad de mis hijos, es otra cosa. El computador no existía, no tenía todo tipo de juegos. Todo lo que me gané, me lo gané jugando, sacándome la cresta. No recibí una herencia, no recibí plata, yo me saqué la cresta. Todo lo que yo tengo es porque estuve desde los 8 hasta los 28 viajando, pasándolo bien o mal, aviones, hoteles… Una de las razones de por qué me vine pa’ acá es porque en Chile se juzga mucho”.

“Ellos (sus hijos) nunca me han visto llorar, lo que está muy mal. Ellos creen que yo soy casi invencible, por lo que he hecho, por lo que soy. No soy de llorar. A veces digo: capaz que se muere mi mamá y yo no llore. A veces siento miedo de esas cosas”, añadió.

Si pone reglas a sus hijos, respondió que “yo creo que los dejo ser, no soy mucho de poner reglas y no soy mucho de castigos”.

Acerca de la homosexualidad y de si un hijo de él le dijera que lo es, aclaró que “no lo tomo como una enfermedad, pero me costaría aceptarlo, obviamente que me costaría, no es una cosa fácil para mí. Pero tendría que apoyarlo, no me quedaría otra, ¿qué voy hacer? Me costaría, no lo miento, no estoy preparado, pero creo que sería lo suficientemente maduro y tratar de entenderlo y de que existe. Existe y le puede tocar a cualquiera y está bien, pero ¿qué me guste y me agrade? No me agrada”.

Ríos también habló de su relación de su hija mayor Constanza, producto de su matrimonio con Constanza Sotelo, señaló que “(Constanza) se vino a vivir a Miami y ahora es partner de la Paula (su actual esposa), si es su mejor amiga. Es la gracia. Hubo una noche en que la Cony parece que se curó y en vez de llamar a la mamá, llama a la Paula, y esa hueva me pone contento”.

“MI MATRIMONIO CON LA KENA NUNCA EXISTIÓ”

Cárcamo también le preguntó de su matrimonio con Kenita Larraín y dijo “lo que yo he dicho siempre es que fue una cuestión de calentura. Mi matrimonio con la Kena nunca existió, no fue un matrimonio… un matrimonio de tres meses no lo cuento como un matrimonio. Fue una etapa en que me sirvió para darme cuenta de que hay relaciones malas y de que hay gente mala también”.

De su actual esposa, Paula Pavic, dice que la conoció en la discoteca Las Urracas. “Estuve dos horas (conversando con la Paula) y la amiga me preguntó si las podía llevar y las llevé. La amiga se sentó adelante y me preguntó si quería entrar. Entonces ahí la Paula pensó que yo quería algo con la amiga y no era así. Y ahí la empecé a conocer hasta que en Viña una vez jugamos a ‘verdad y consecuencia’, y le dije: ‘ya, dame un beso’, me dio un beso y no nos separamos nunca más”, detalló.

El “Chino” también habló de su carrera deportiva y de lo mal que lo pasó al ser el mejor del mundo. “Cuando llego a ser número uno y empiezo a ser más conocido, comienza a aparecer la farándula, aparecen las mentiras, y comienzan a meterse en mi vida, y lo que menos importaba era si ganaba un partido de tenis, importaba si el huevón había dejado alguna cagada, o si había salido una noche. Me empezó a influir y lo tomé de una manera muy agresiva porque me molestó. No estaba preparado”, declaró.

Añadió que “en esa época era un huevón chileno, pelo largo que me gustaba salir, que mi vida era de amigos, de asados. Y de repente me voy número uno del mundo y que no puedo hacer esta hueá. Creo que no seguí las reglas, si es que las había. Nadie te enseña. Yo seguí mi vida. Era un dios en Chile, chico, con 21 años, pendejo, de un país que no tenía ídolos, de un país que nunca habíamos ganado ni una hueá”.

“NO LE TENGO MALA A PAMELA JILES”

Ríos se definió de derecha al momento de votar. “Entre Piñera y Guillier, no voy a elegir Guillier si era periodista y los periodistas me caen mal”. 

Aunque cuando era joven se manifestó “no estar ni ahí” con la política, en la actualidad ha cambiado su opinión. “Creo que es una cuestión de madurez. Una cosa que vas creciendo y te vas interesando en el país, en la gente que está gobernando tu país”, explicó.

Sobre su polémica con Pamela Jiles, quien amenazó con demandarlo por decir que había intentado abusar de él cuando era adolescente, señaló que “es verdad que ella me entrevistó cuando yo era muy chico. Creo que para ‘Informe Especial’. Y ella me dice ‘terminemos la entrevista en la ducha’. Estaba mi mamá. Yo me retracté de lo de la violación, que sonó fuerte, no lo debí haber dicho. Mal. Yo le dije ‘demándame, pero demándame luego porque en marzo voy a estar ocupado’. No le tengo mala a Pamela Jiles. No la conozco para nada, no tengo nada en contra de ella”.

Al preguntarle por su personalidad y si le ha causado problemas, Ríos se sincera y dice que “en ciertas cosas sí, porque mi manejo con la prensa me trajo problemas por no ser entendido o comprendido cuando era chico. Mucha gente lo tomó en mala. Ganarse cuatro veces el Premio Limón, la gente pensaba que yo era pesado. Y yo me sentía orgulloso”.

“En Chile, en una conferencia de Copa Davis, lo que menos que se hablaba era de tenis. Entonces, me empecé a enojar y a esconderme un poco en mí, y cada vez que me molestaban, explotaba. Y vuelvo a lo mismo, nadie me enseñó, nadie me dijo ‘oye en vez de enojarte, agárralos pal hueveo’. Yo no me encuentro pesado con la prensa ni nada. Me molestaron las preguntas en un momento y les agarré mala a ciertos periodistas”.

El “Chino” también habló de sus problemas de salud y especialmente de una vasoconstricción cerebral que lo mandó hospitalizado. Después que le desbloquearon las arterias, le aconsejaron tomar menos. “Para eso, no tomo nada. Y ahí dejé de tomar”, sostuvo.

Aseguró que nunca ha probado la cocaína, pero si marihuana y hasta éxtasis, pero que no le pasó nada. Agregó que también le aconsejaron dejar de trabajar tanto y ahí le dio angustia. Para controlarla, le recomendaron tomar ravotril pero sin dosis, por lo que él llegó a tomar 12 milígramos diarios. “Estoy acá con un psiquiatra que me va a sacar el ravotril porque lo quiero dejar. Lo mío era angustia, lo que me pasó, vivir en Chile también me generaba angustia, salir, encontrarse con alguien”.

Síguenos

2,594FansMe Gusta
7,383FollowersSeguir
- Advertisment -

Mas Deportes