Inicio Secretísimo Jean-Baptiste Alaize decidió 'correr para sobrevivir', tras ser brutalmente agredido durante su...

Jean-Baptiste Alaize decidió ‘correr para sobrevivir’, tras ser brutalmente agredido durante su infancia

Alaize, de 29 años, creció en Burundi y fue adoptado por una familia francesa. En su documental desvela cómo fue salvado por el atletismo, una lección que quiere compartir.

Masacrado a machetazos, Jean-Baptiste Alaize perdió a su madre y su pierna derecha a los tres años, pero continuó “corriendo para sobrevivir”, con garra y humor. Es uno de los protagonistas de un documental Netflix sobre los Juegos Paralímpicos, ‘Rising Phoenix’, que se estrenó el miércoles.

Bautizó a su prótesis de carrera su ‘Bugatti’ y sonríe a la vida bajo el sol del estadio de Antibes, donde se encuentra con la AFP para un entrenamiento.

Alaize, de 29 años, creció en Burundi y fue adoptado por una familia francesa. En su documental desvela cómo fue salvado por el atletismo, una lección que quiere compartir.

“Durante años, cada vez que cerraba los ojos, tenía flashes, veía a mi madre ser ejecutada delante de mí”, explica el campeón de velocidad y salto de longitud en deporte paralímpico, haciendo el gesto de cortar su garganta.

Su madre fue decapitada ante sus ojos con un machete durante la Guerra Civil de Burundi, en octubre de 1994. Él tenía tres años.

El chiquillo de la etnia de los tutsi fue dado por muerto. Había recibido cortes en el cuello, en la espalda (tiene una gran cicatriz), en el brazo derecho y en la pierna derecha por parte de los hutus. Se despertó en el hospital, amputado.

“Con mi madre corrimos y corrimos, pero no fuimos capaces de ir lejos, fuimos ejecutados a 40 metros de la casa“, recuerda.

Correr… Tuvo la revelación unos diez años después, cuando debutó en un club de atletismo y tuvo su primera noche sin pesadillas desde que sufrió el ataque.

‘Para que no me atraparan’

“Desde mis primeros pasos en la pista, tuve la impresión de que necesitaba correr el mayor tiempo posible, para que no me atraparan”, recuerda Alaize, con unas gafas de sol estilo Miami, donde vive actualmente.

“Me acuerdo como si fuera ayer de mi primera noche después de aquel entrenamiento. Fue… ¡Wow! Vacié mi espíritu, me sentía libre. Mi energía y mi odio se concentraron en la pista”, explica.

“Comprendí que el deporte podía ser mi terapia”, añade.

Antes había intentado la equitación y le gustaba. “Pero era mi caballo el que se desfondaba, no yo”.

La psicóloga tampoco había funcionado. “Me hacía hacer círculos y cuadrados, tras algunas sesiones le dije que necesitaba cambiar el método”.

Se quedó con el atletismo gracias a un profesor que le captó tras su espectacular remontada para ganar los 4×100 m de su equipo, siendo el último relevo. 

Sus compañeros no sabían que estaban amputado porque lo escondía. Además sufría episodios de racismo: “Me llamaban bamboula, sucio negro, mono… Fue duro”.

Afortunadamente la familia Alaize le dio “el amor que no había tenido durante años”: “Cuando llegué aquí no sabía que eso era posible, había perdido esa parte, ser amado. No soy todavía capaz de comprender cómo el racismo ha podido instalarse, veo a mis padres blancos, yo soy un chico negro, me quieren como a un hijo”.

Robert y Daniele, sus padres, ya habían adoptado a un niño, de la etnia hutu y procedente de Ruanda, rebautizado Julien. Jean-Baptiste se llamaba Mugisha, que significa “el niño de la suerte”.

La Federación Francesa de Deporte Discapacitado reparó en el prodigio y empieza a ganar trofeos, entre ellos cuatro títulos mundiales junior: “Comenzó a cambiar mi vida, estaba contento por representar a Francia”.

Participa en los Paralímpicos de Londres (2012) y Rio (2016) donde termina quinto en longitud, a cinco centímetros del bronce. Soñaba con una medalla en Tokio-2020, pero el aplazamiento a 2021 le ha hecho perder a todos sus patrocinadores.

“Sigo buscando para ir a Tokio y París 2024, si no llego, tendré que pasar página, será triste”, dice.

Espera que ‘Rising Phoenix’ le sirva para ganar notoriedad y patrocinios.

“Enamora la pantalla”, asegura el productor Ian Bonhote. “Su historia tendrá repercusión, los nueve atletas de nuestro documental han tenido todos recorridos diferentes, pero ninguno ha sufrido lo que ha vivido Jean-Baptiste, su discapacidad fue impuesta de una manera salvaje y violenta”.

Rodrigo Pérez Maldonado
Periodista de La Nación y Triunfo. Autor del libro de fútbol "Volver a tocar el cielo: El campeonato de la U de 1994 en voz de sus protagonistas" (editorial Forja).

Síguenos

2,594FansMe Gusta
7,383FollowersSeguir
- Advertisment -

Mas Deportes